Ir al contenido

Walekerü

Tü Wikipeetia
Walekerü.

Walekerü (alijunaiki: Araña) Shia wanee wuchii jachichi, asotüsü, shimiiwaisü waneepia. Ounjulaasü suulia Jo'uuchon wuchii. Wanee wuchii o'yotusu wuin keemasü, piamashii sai , Süka süchecheraka'in shiküin . Akumajüshii seda amünaka sütuma alijuna, shii'inüin walekerü, amünasü. Sukumajuin wane kusu süpüla süta'ülüin wuchii sülojapa , akumajaa shipia otta jo süpüla yuunatüinjatüin shia.

Ver artículo: La Araña en la mitología wayuu
Tü walekerü yaletüsü iipunaa. E'inasü iipünaa.

Walekerü Sümaiwa shiasü wane wayuu, wolokoona sünülia nüchonyaasü irunuu.

Naküjala wayuu laülayuu, sü'ütpünaa wane'e iwaa, aju'itüshi yawaa, wane'e jima'ai sünain olojoo wunapümüin, naapalaa numakalaka wane'e anüliichon jiattachonsü sa'akapüna wunu'ulia, ainkuusu naa'in niraleepa, waneetapa'a jintutchon Shia, kashüülachonsü, mulo'uchon ale'erü suma yarütüttüin ma'in, asheitajalaasü sümaa jeeyuu, nüsakitka Shia, kasasa'a paa'inraka yaya jintulaa, nnojotsüja'a pirüin taya asheintüin namaa atunajutüirua, sumaka.

Ni'asaa chii jima'aikai, nümülialaka saa'in, nümaaka Shia nipialu'umüin, ainchonka Shia nüpüla nainmajirüin nuwalayuu, Shiaasa nüchikirü müliiaajüsü natüma, naülaaja amüinrü, müliiasü maain saa'in. Majayütpa shia anaachonsü ma'in sümaa ainjalüin Shia, shiulüin sulu'uje saanükü, wane'e jiitpai pasanuachonsü, saainjiasü süi, kanasü, si'iraa, sünainjee tü sütüjaka wayuu a'anaa, wane'e kasa. Shiaa sümataalaka tayakaa nnojotsü Shian wolookonat, taya Shia Walekerü süchonkoo sa'awai Jee yüütüüi maka taküa'ipa piamüin yaa süpüla jatü teinkuin anainpu'upala tü natüjakaa apüleerua, eekaja naa toushunuu, naya na'a anakana, palas namüin na pülashii namaiwajanakan atíaa, maawii, kanaspi, Sesé.

Walekerü (araña süka alijunaiki)[anaataa | anaatawaa suurala]

Monumento de Walekerü en Uribia La Guajira
Walekerü / Araña

Walekerü en wayuunaiki significa araña, hace parte del origen de la artesanía para la cosmovisión wayuu, recogiendo varias versiones acerca de la mitología de walekerü cómo sabemos de nuestra cultura, al ser muy extensa, al ser un grupo muy numeroso, se crean diferentes versiones acerca de los temas, pero al final de cuenta tratan de explicar la cosmovisión que se tiene con respecto al origen del tejido del pueblo wayuu.

El siguiente relato es la recolección de varias versiones acerca de la mitología de walekerü unificado para explicar una sola versión de la mitología wayuu.

Se dice que hubo una vez en el tiempo cuando la Guajira era sus inicios, cuando los animales se hacían wayuu y los wayuu se hacían animales.

Había un cazador que se llamaba Irunu, era un jóven que cazaba venados, una vez entró a montes vírgenes; montes no experimentados, parte de la Guajira que aún no habían sido pisado, cuando entró en esta área vió a lo lejos que había una niña sentada jugando con hormigas, en su mente, en su ser, reflexionó, si se arriesgaba acercarse a tal criatura que bien podía ser un yoluja ( espíritus inmundos o espíritus malos) pero en si, más pudo el sentimiento de empatía hacia esta niña que decidió acercarse y le preguntó ¿De dónde eres? Ella le respondió que hacía parte de las cosas que el busca y le preguntó nuevamente que si estaba perdida, pero no respondió, Irunu, se dió cuenta que era alguien vulnerable por lo que decidió llevársela a su casa, en la rancheria del cazador, solo tenía hermanas, puesto que su madre había fallecido y ellos desde muy pequeños habían quedado huérfanos.

Irunu era muy bueno, pero las hermanas no, ya que ellas no tenían sensibilidad, no sentían amor hacia otros seres. El trato que ellas le dieron a walekerü no era el mejor, era más bien hostil y dictador. La niña walekerü no hablaba mucho, muy pocas palabras pronunciaba para referirse a las hermanas del jóven, más bien le tenía pavor y miedo mientras que con Irunu ella conversaba tranquilamente.

El tiempo fue pasando muy rápido y a la niña le llegó el tiempo del encierro; estando en el encierro, ella creaba unos tejidos en forma circular, y walekerü creció al doble de lo que crece una niña normal, luego ella se hizo esposa de Irunu.

El joven conoció a sus hermanas y sabía el mal trato que le daban a walekerü, el cual lo llevó a construir otra casa y se fue a vivir con su esposa.

Sucede que cuando Irunu salía a cazar y regresaba, ya él encontraba los tejidos hechos en forma circular, en si, parecían la base de las mochilas wayuu.

El no sabía quién hacia estos tejidos las hermanas de Irunu por orgullo le decían a el que esos tejidos eran elaborados por ellas, pero el conocía a sus hermanas y sabía que ellas no tenían la habilidad y la capacidad para crear tales diseños; estos tejidos sorprendían a todos puesto que eran muy bien elaborados con patrones únicos que requerían muchísima creatividad.

Irunu sospechaba que tal tejido era elaborado por walekerü y él le rogaba que le contase como hacia ella estos diseños, ella se negaba en contárselo,

hasta que un día Irunu se fue a cazar pero en el camino enseguida pensó en regresar para espiar a walekerü, cuando el regresó muy cautelosamente pudo ver a su esposa hacer el tejido, de su boca salían hilos coloridos y con sus manos iba tejiendo. Walekerü se dió cuenta que Irunu la observaba, al mirarlo se hecho a llorar y le dijo que su misión había terminado y que tenía que volver nuevamente a pulashi (seres no materiales)

Walekerü

Según walekerü su misión era traerle el conocimiento a los wayuu acerca del tejido, de sus ojos solo salían lágrimas y más lágrimas, al ver esto Irunu salió corriendo a abrazarla, y ella desapareció en sus manos, al abrir la palma encontró un palito que era con el cual ella tejía la forma circular de sus tejidos. Y así fue el relato acerca de la mitología de walekerü.

En otras versiones se dice que walekerü tiempo después siendo un ser espiritual regresa a donde el jóven cazador, que se quedaba solo en la casa. Y ella le cuenta que tenían una hija; sin embargo, el embarazo de walekerü es característico de los pulashi.

Ella no se embarazó cómo una mujer wayuu, que le crece la barriga. Los pulashi son diferentes; el embarazo de ella era algo que no se podía ver.

La tercera vez que ella vino a Irunu trajo una niña; se dice que esta niña era wayuu pura. Creció normal y con el tiempo tenía el don de la artesanía, luego de haber perfeccionado su arte se dedicó a enseñarle a las mujeres wayuu.

Cabe resaltar que la artesanía se enseña desde la niñez